¿Qué es el Registro de Bienes Muebles?

  • PRESENTACIÓN:

    El Registro de Bienes Muebles es un Registro gestionado por los Registradores de la Propiedad y Mercantiles bajo la dependencia del Ministerio de Justicia y que tiene por objeto la publicidad de las titularidades y gravámenes derivados de actos y contratos relativos a bienes muebles, así como de condiciones generales de la contratación.

     

     Al igual que en el Registro de la Propiedad se inscriben los bienes inmuebles, en el Registro de Bienes Muebles se inscriben los contratos sobre bienes muebles, es decir, bienes susceptibles de desplazamiento.

     

    Entre los contratos inscribibles constan:

     

    1. Los contratos de venta a plazos.

    2. Los arrendamientos financieros (leasing).

    3. Otros contratos de arrendamiento (renting, lease back, arrendamientos ordinarios).

    4. Hipoteca mobiliaria y prenda sin desplazamiento.

    5. Hipoteca naval.

    6. Anotaciones de embargo y de demanda sobre bienes muebles.

    7. Compraventas ordinarias de bienes muebles.

    8. Cualesquiera contratos onerosos o gratuitos, intervivos o mortiss causa, sobre los bienes.

    9. Las condiciones generales de la contratación.

     

     

    Funcionamiento.

     

    Entrada en funcionamiento:

    El Real Decreto de 3 de diciembre de 1999 ha regulado el Reglamento del Registro de Condiciones Generales y determinó que la puesta en funcionamiento del Registro de Bienes Muebles tuviera lugar el 23 de febrero de 2000.

     

    Secciones:

    El Registro de Bienes Muebles está integrado por las siguientes secciones, clasificadas  por razón del objeto:

     

    1.- Sección de Buques y Aeronaves:

    Aquí se inscriben las hipotecas navales, compraventas, leasing i cualesquiera contratos, anotaciones de embargo y demás gravámenes sobre buques y aeronaves.

     

    2.- Sección de Automóviles y otros Vehículos de Motor:

    Es la Sección donde se inscriben las ventas a plazos, leasing, renting  y cualesquiera contratos, anotaciones de embargo y demás gravámenes sobre automóviles y vehículos de motor.

     

    3.- Sección de Maquinaria Industrial, establecimientos mercantiles y Bienes de equipo:

     Aquí se inscriben las hipotecas mobiliarias sobre maquinaria industrial o establecimientos mercantiles, así como las anotaciones de embargo y otros gravámenes sobre tales bienes.

     

    4.- Sección de garantías reales:

    En ella se inscriben las hipotecas mobiliarias y prendas sin desplazamiento sobre derechos de propiedad industrial e intelectual.

     

    5.- Sección de otros bienes muebles registrables:

    Aquí se incluyen los contratos y los gravámenes sobre otros bienes, como títulos de valores nominativos, participaciones sociales, licencias de pesca u otros de carácter administrativo susceptibles de transmisión.

     

     

    6.- Sección del Registro de Condiciones Generales:

    En ella  se depositan las condiciones generales y se inscriben las sentencias judiciales que les afectan.

     

    Sede de los registros:

    Hasta que no se modifiquen la demarcación registral correspondiente al Registro de Bienes Muebles, las secciones que lo integran siguen a cargo de los Registradores Mercantiles Provinciales, excepto la sección de buques que sigue a cargo de los Registradores de Buques. Todos están coordinados entre sí con el Registro Central, que es además el competente en materia de aeronaves.

     

    En el Registro de Bienes Muebles se han unificado por tanto todos los Registros mobiliarios hasta ahora existentes. Así, los libros del Registro de Hipoteca Mobiliaria y Prenda Sin Desplazamiento, hasta entonces ubicados en los Registros de la Propiedad, se han trasladado a los Registros Mercantiles Provinciales encargados del Registro de Bienes Muebles.

     

    El Registro Central de Bienes Muebles, que es el Registro coordinador de todos los Registros de Bienes Muebles, tiene su sede en Madrid, la Castellana 44.

     

    Condiciones generales:

    El Registro de Bienes Muebles es un Registro gestionado por los Registradores de la Propiedad y Mercantiles, bajo la dependencia del Ministerio de Justicia, que tiene por objeto la publicidad de la propiedad y de las cargas y los gravámenes sobre bienes muebles, así como las condiciones generales de la contratación.

     

    A) Precedentes:

    El Registro de Condiciones Generales de la Contratación, como sección del Registro de Bienes Mubles, tiene su origen inmediato en la Directiva 93/13/CEE, sobre cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores, en particular en su artículo 71, que permite a los Estados adoptar medidas administrativas para impedir la utilización de cláusulas abusivas en los contratos celebrados entre profesionales y consumidores.


    B) Finalidad:

    Es un registro de cláusulas contractuales y de sentencias, cuya finalidad primordial es proteger al consumidor de las cláusulas abusivas y evitar que se incluyan tales cláusulas en los contratos con los consumidores.

     

    Es así una medida para hacer efectivo el ejercicio de acciones colectivas contra las condiciones generales no ajustadas a la Ley. Tales acciones las podrán interponer  las entidades representativas de intereses colectivos, entre las cuales figuran las asociaciones de consumidores.

     

    C) Definición.

    El Reglamento del Registro de Condiciones Generales de la Contratación, aprobado por el Real Decreto 1828/1999, de 3 de Diciembre, el artículo 11, lo define como “Registro de trascendencia jurídica en el tráfico privado, dependiente del Estado, que tiene por objeto la publicidad de las condiciones generales de la contratación y de las resoluciones judiciales que puedan afectar a su eficacia, en los términos previstos por la Ley 7/1998, de 13 de Abril, sobre Condiciones Generales de la Contratación y este Reglamento.”


    D) Efectos del Registro de Condiciones Generales:

    a.-) El profesional que realiza el depósito tendrá a su favor de hecho la legitimación en el tráfico comercial derivada de la publicidad registral en tanto no se contravenga por una declaración judicial.

     

    b.-) Prescribirán las acciones colectivas de cesación y retractación por el transcurso de dos años desde el momento en que se practicó la inscripción de las condiciones generales cuya utilización o recomendación pretenden hacer cesar (cfr. artículo 19 de la Ley).

     

    Esto no excluye (dado el carácter imprescriptible de las acciones individuales) que las acciones colectivas puedan ser ejercitadas en todo caso durante el año siguiente a la declaración judicial firme de nulidad o de no incorporación que pueda dictarse con posterioridad como consecuencia de una acción individual, que es imprescriptible.


    c) Los Notarios y Registradores de la Propiedad no autorizarán ni inscribirán contratos o negocios jurídicos en los que se pretenda la inclusión de cláusulas declaradas nulas por abusivas en sentencias inscritas (cf. artículo 10.6 Ley General de Defensa de los Consumidor y Usuarios).

     

    d.-) Pueden llegar a tener una  eficacia prejudicial cuando constituyan doctrina legal, de manera que las sentencias firmes obtenidas en el ejercicio de las acciones colectivas vincularan a todos los jueces en ulteriores procesos en que se inste la nulidad de las cláusulas idénticas a las que hubieran sido objeto de la sentencia, y siempre que se trate del mismo predisponente (cf. artículo 20 Ley 7/1998 y 221.2 de la nueva Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil).

     

    e.-) Finalmente, existe la posibilidad de someter la cuestión a dictamen de conciliación por parte del Registrador de Condiciones Generales de la Contratación.


    Dictamen:

     

    Dictamen de conciliación por parte del registrador:

    El consumidor podrá pedir la opinión del Registrador sobre si una condición general es o no abusiva.

    Este dictamen es voluntario y no vinculante, aunque lógicamente habrá que admitir que sea vinculante si así expresamente lo quieren ambas partes; no prejuzga la declaración judicial que en su caso pueda dictarse sobre la validez o no de la cláusula; exigirá la intervención y audiencia de todas la partes, y podrá plantearse antes del ejercicio de cualquier acción colectiva, sea de cesación, de retractación o declarativa. Nada impide que se pida antes del ejercicio de una acción individual.


    Caracteres.

     

    Caracteres del Registro de Bienes Muebles y de la su sección sobre condiciones generales:

    El Registro de Bienes Muebles se caracteriza por lo siguiente:

     

    1.-Registro Estatal:

    Es un Registro del Estado dependiente del Ministerio de Justicia. No es un registro meramente administrativo, sometido a la competencia de las Comunidades Autónomas. La naturaleza mercantil de la materia atinente a la contratación sobre bienes muebles y a las condiciones generales de la contratación ha llevado al reconocimiento de la competencia del Estado para regular la materia, por parte del Tribunal Constitucional con base en el artículo 149.1.6 de la Constitución.

     

    Una consecuencia del carácter estatal del Registro de Condiciones Generales es que las sanciones por falta de inscripción, cuando ésta sea obligatoria, será sancionada por la Administración del Estado, a través del Ministerio de Justicia, en los términos señalados en el artículo 24 de la Ley.


    2.-Registro voluntario:

    Se trata de un registro que, por regla general, es voluntario. Así ocurre con los contratos sobre bienes muebles. 

     

    En materia de condiciones generales, los profesionales podrán depositar voluntariamente los clausulados que utilicen en sus contratos; sólo será imperativo en los sectores específicos que el Gobierno, a propuesta conjunta del Ministerio de Justicia y del Departamento ministerial correspondiente, podrá imponer la inscripción obligatoria para determinados sectores específicos de la contratación.

     

    3.-Inscripción incentivada:

    La voluntariedad es la nota que caracteriza, como regla general, la inscripción en el Registro de Bienes Muebles, si bien ha de hablarse más propiamente de voluntariedad incentivada, dado los efectos favorables que la inscripción va a producir: presunción de titularidad del derecho, procedimiento sumario para la recuperación del derecho, inoponibilidad de lo no inscrito, etc. … En materia de condiciones generales, el depositante tendrá a favor la prescripción de las acciones colectivas.

     

    4.-Registro de Libertad Formal:

    En el Registro de Bienes Muebles, se inscriben contratos aprobados en modelos oficiales, sin necesidad de escritura pública.

     

    En la Sección del Registro de Condiciones Generales no se depositan contratos, sino clausulados, independientemente de la forma privada o pública del contrato que los contenga.

     

    En definitiva, una vez depositado un clausulado, el depósito favorecerá a todos los contratos en los que dicha cláusula se haya utilizado.

     

    Así, el artículo 71 del Reglamento permite que se realice el depósito mediante la presentación de cualquier documento, ejemplar, tipo o modelo en que se contengan. Se trata de un mero depósito de clausulado, y no de un Registro de derechos o de contratos; el depósito de las condiciones generales no requiere para nada que se acompañe el contrato en el que se contienen. Basta con presentar el clausulado sin título contractual alguno, ni formal ni sustantivo.

     

    5.-Registro de Calificación Registral Atenuada:

    El registrador de Bienes Muebles ejerce una calificación atenuada, en la medida que el contrato tipo oficial está previamente aprobado por el Ministerio de Justicia. Y en materia de Condiciones Generales tampoco califica sistemáticamente las condiciones generales depositadas, sin perjuicio de que en su ejercicio profesional, necesariamente tendrá que incidir sobre determinados extremos: supuestos de ilegibilidad del clausulado, falta de acreditación de la cualidad de profesional, no concurrencia de los requisitos precisos para que la cláusula tenga el carácter de condición general, legitimación para solicitar el deposito, calificación de la persistencia en la utilización de las condiciones generales, etc. …

     

    Tal calificación, no tiene el efecto propio que tiene en otros registros, como el de la Propiedad o el Mercantil, que es la propia definición del derecho inscrito, a través de un juicio de validez. Esto es lo que no ocurre en el Registro de Condiciones Generales de la Contratación, en la medida que el Registrador de Condiciones Generales no puede acceder al fondo de la validez sustantiva de la cláusula depositada.

     

     

EN PORTADA

Cuadernos Ambientales de la Propiedad Nº 3

Tenemos el gusto de presentaros el nº 3 de “Cuadernos Ambientales de la Propiedad”. Como siempre,  las temáticas de las que trata el presente número no son l... + info